vie

15

oct

2010

LA EXTRAORDINARIA MALDAD DEL PECADO

MT 5: 29-30

 

Volvemos a encontrar, pues, la enseñanza de nuestro Señor respecto a la naturaleza del pecado. Todo el propósito de la ley, como Pablo nos recuerda, era mostrar la malicia extraordinaria del pecado. Pero al interpretarlo mal de esta forma los fariseos lo habían debilitado. Quizá en ninguna otra parte tenemos una acusación tan terrible del pecado tal como realmente es que en las palabras de nuestro Señor en este caso.

Claro que sé que la doctrina del pecado no goza de buena reputación hoy día. A la gente no le gusta la idea, y trata de explicarla en forma sicológica, en función de desarrollo y temperamento.

 

1.- Tan profundo es el problema del pecado No basta decirle al género humano lo que tiene que hacer.Dios lo había hecho en la ley dada por medio de Moisés, pero no la observaron. 'No hay justo, ni aun uno.' Todas las exhortaciones que se han hecho a los hombres para que vivan mejor han fracasado antes de la venida de Cristo.Los filósofos griegos habían vivido y enseñado antes de su nacimiento. Saber y estar informado y todo lo demás no basta. ¿Por qué? Debido al pecado que hay en el corazón humano. Así pues la única manera de entender la doctrina de la salvación del Nuevo Testamento es comenzar con la doctrina de] pecado. Aparte de lo que el pecado pueda ser, es por lo menos algo que sólo se podía resolver con la venida del Hijo eterno de Dios desde el cielo a este mundo y con su muerte en la cruz. Así tenía que ser; no había otra salida. Dios, y lo digo con toda reverencia, nunca hubiera permitido que su amado Hijo unigénito sufriera como sufrió de no haber sido absolutamente esencial: y fue esencial debido al pecado.

 

De modo que si a uno no le gusta la doctrina del pecado del Nuevo Testamento, quiere decir que no es cristiano. Porque no se puede serlo sin creer que hay que nacer de nuevo y sin darse cuenta de que nada, si no es la muerte de Cristo en la cruz, lo salva a uno y lo reconcilia con Dios. Es un asunto crucial.

 

2.- La esencia del evangelismo es comenzar con la predicación de la ley; y como no se ha predicado la ley tenemos tanto evangelismo superficial. Pasemos revista al ministerio de nuestro Señor mismo, y no se puede sino, sacar la impresión de que a veces, lejos de incitar al pueblo a que lo siguiera y a que lo aceptara, les ponía muchos obstáculos. Venía a decirles de hecho, '¿Os dais cuenta de lo que hacéis? ¿Habéis pensado en el costo? ¿Os dais cuenta de a dónde os puede conducir? ¿Sabéis que significa negarse, tomar la cruz y seguirme?' El verdadero evangelismo comienza así, y es obviamente un llamamiento al arrepentimiento, arrepentimiento ante Dios y fe en nuestro Señor Jesucristo.

 

3.- Del mismo modo la doctrina del pecado también es vital para una idea acertada de la santidad;también en esto se puede ver la importancia que tiene para estos tiempos. No sólo nuestro evangelismo ha sido superficial, sino también nuestra idea de la santidad. Demasiado a menudo ha habido quienes han vivido satisfechos de sí mismos porque no se han visto culpables de ciertas cosas —robo, borrachera, fornicación, por ejemplo— y por ello han creído que todo iba bien. Pero nunca se han examinado el corazón.La satisfacción en sí mismo, la complacencia y la presunción son la antítesis misma de la doctrina de la santidad que presenta el Nuevo Testamento.

 

4.- ¿Por qué no amamos a Dios como deberíamos? Porque nunca nos damos cuenta de lo que ha hecho por nosotros en Cristo, y esto a su vez ocurre porque no hemos caído en la cuenta de la naturaleza y problema del pecado. Sólo cuando vemos qué es realmente el pecado delante de Dios, y caemos en la cuenta, sin embargo, de que no escatimó a su propio Hijo, comenzamos a entender y a medir su amor.Por esto, si quieren amar más a Dios, traten de entender esta doctrina del pecado, y cuando vean lo que significó para El, y lo que hizo, verán que su amor es realmente sorprendente, maravilloso. EJEMPLO DEL HOMBRE QUE ENTREGÓ A SU HIJO POR DEJAR PASAR UN BARCO Y ALZAR LA MAQUINARIA DEL PUENTE.

 

Estas son las razones para estudiar esta doctrina del pecado. Pero veamos ahora qué dice en realidad nuestro Señor acerca de ello. 1 No se puede entender de verdad el evangelio de la salvación, 2 no hay verdadero evangelismo 3 ni verdadera santidad 4 ni verdadero conocimiento del amor de Dios a no ser que comprendamos qué es el pecado. ¿Qué es, pues?

 

1.-Lo primero que subraya nuestro Señor es lo que podríamos llamar la hondura o poder del pecado. El pecado no es sólo cuestión de acciones y de obras; es algo dentro del corazón que conduce a la acción. En otras palabras, lo que aquí se enseña es lo que aparece a lo largo de la Biblia acerca de este tema, a saber, que no hay que ocuparse tanto de los pecados como del pecado. Los pecados no son sino síntomas de una enfermedad llamada pecado y no son los síntomas lo que importan sino la enfermedad, porque lo que mata es la enfermedad y no los síntomas.

 

Esta es 1a verdad que nuestro Señor nos inculca. El hecho de que no hayamos cometido el homicidio no quiere decir que seamos inocentes. ¿Qué hay en el corazón? ¿Hay enfermedad en él?Lo que enseña es que lo que importa es ese poder viciado y corrupto que hay en la naturaleza humana como consecuencia del pecado y de la caída.

 

Así hay que entender el pecado, como un terrible poder.No es tanto que yo haga algo, es lo que me hace hacerlo, lo que me impulsa a hacerlo, lo que importa. En todos nosotros está —y debemos reconocerlo— la hondura y el poder del pecado.

 

2.- Pero permítanme decir una palabra acerca de la astucia del pecado. El pecado es ese algo terrible que nos engaña hasta hacernos sentir felices y contentos, con tal de que no hayamos cometido la acción.'Sí', digo, 'tuve la tentación pero, gracias a Dios, no caí.' Está muy bien esto hasta cierto punto, siempre y cuando no me contente con esto. Si simplemente me siento satisfecho por no haber hecho la acción, estoy completamente equivocado. Tendría que preguntarme además, pero ¿quise hacerlo?, ¿por qué?' Ahí entra la astucia del pecado.

 

¿No han caído nunca en un acto sexual fuera del orden de Dios (adulterio, fornicación)? Muy bien. Contéstenme, entonces, esta pregunta por favor. ¿Por qué leen todos los detalles de los casos de divorcio que traen los periódicos? ¿Por qué lo hacen? ¿Por qué tienen que leer esos reportajes sin perderse palabra? ¿A qué viene ese interés? ¿No es interés legal, verdad? Si no lo es, ¿qué es?, ¿interés social? ¿Qué es finalmente? Hay una sola respuesta: porque les gusta.No soñarían en hacer una cosa semejante, pero la hacen por poder. Pecan con el corazón, la mente, la imaginación, y en consecuencia son reos de adulterio.Esto dice Cristo. ¡Qué sutil es esta cosa tan terrible! Cuan a menudo pecan los hombres leyendo novelas y biografías. Leen la crítica de libros y descubren que hay uno que contiene algo acerca de desviaciones y mala conducta, y lo compran. Pretendemos tener un interés filosófico general por la vida, y que somos sociólogos que leemos por interés puro. No, no; es porque nos gusta; nos agrada. Es pecado que hay en el corazón, en la mente.

 

3.- Otra ilustración de este estado de pecado se encuentra en la forma en que siempre tratamos de excusar nuestros fallos en este terreno echando la culpa a los ojos o las manos. Decimos: 'He nacido así. Miren esa persona; ella no es así.' No, el problema radica en el corazón. Lo demás no es sino su expresión. Lo que importa es lo que conduce al pecado.

 

El pecado pervierte. Por tanto, dice nuestro Señor, 'si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti.'Es algo tan pervertidor y devastador que convierte los instrumentos mismos que Dios me ha dado, y que son para mi bien, en enemigos míos.

 

Porque el pecado todo lo enreda, de modo que dones preciosos como las manos o los ojos se pueden convertir en inconvenientes para mí, y tengo que, metafóricamente, cortarlas o sacarlos. Tengo que librarme de ello. El pecado ha pervertido al hombre, convirtiendo lo bueno en malo.Vuelvan a leer la forma en que Pablo explicó esto. Esto, dice, ha hecho el pecado en el hombre; ha convertido la ley de Dios, que es santa, justa y buena, en algo que de hecho conduce al nombre a pecar (Ro. 7). El hecho mismo de que la ley me dice que no haga tal cosa me hace pensar en ella. Esto hace que me la imagine y que acabe por hacerla. Pedro si la ley no me hubiera prohibido hacerla, no me habría ocurrido eso.

 

4.- El pecado destruye al hombre; introdujo la muerte en la vida del hombre y en el mundo.

Siempre conduce a la muerte, y finalmente al infierno, al sufrimiento y castigo.

Esta es la doctrina de la Biblia, del Nuevo Testamento, acerca del pecado. “ no robarás.' ¡Desde luego que no! Pero, ¿lo tenemos en el corazón? ¿Está en la imaginación? ¿Nos gusta? Dios no quiere que ninguno de nosotros considere esta ley santa de Dios y se sienta satisfecho.

 

Doy gracias a Dios por tener el evangelio que me dice que Otro que es inmaculado, puro y completamente santo ha tomado sobre sí mi pecado y mi culpa. He sido lavado en su preciosa sangre, y me ha dado su propia naturaleza.Cuando me di cuenta de que necesitaba un corazón nuevo, hallé que, gracias a Dios, El había venido para dármelo, que me lo ha dado.

Escribir comentario

Comentarios: 0

SIGUENOS AHORA EN TWITTER!

Tan solo da click en "follow" y te llegaran las mas recientes actualizaciones de todo el sitio en tiempo real!

TEXTO BÍBLICO PARA ESTE DÍA

VERSIÓN REINA VALERA ANTIGUA

VISITA NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

¡NUEVO VIDEO!

 

PARA VER DA CLICK AQUI.

PARA ESCUCHAR ALABANZAS EN IDIOMA RUSO DA CLICK AQUI

¡YA PUEDES COMENZAR A DESCARGAR A TU COMPUTADORA LOS VIDEOS DE LAS PREDICACIONES! VE AQUI

HEMOS ABIERTO UNA NUEVA SECCIÓN TITULADA "LISTA DE ALABANZAS" DONDE PODRÁS REVISAR TODAS LAS ALABANZAS PASADAS INCLUYENDO LA LISTA DE LOS CANTOS ENTONADOS.