vie

22

abr

2011

MÉXICO ESTÁ EN GUERRA POR: MIKE RICHARDSON

Comparte este artículo con tus conocidos mediante:

Agradecemos de todo corazón que el hermano Mike nos haya hecho llegar este material y que nos haya autorizado publicarlo en nuestra web. Al final del artículo viene una pequeña reseña de quien es y su labor actual. Por favor meditemos el mensaje:

 

 

 

MÉXICO ESTÁ EN GUERRA

 

¡Como creyentes somos llamados a ser siervos del Dios viviente! Somos llamados a ser semejantes a Cristo en nuestras actitudes, acciones y hasta en nuestros pensamientos. El siervo o sirviente es la persona más inferior en un hogar, sin embrago, el ser un siervo del Dios viviente es el llamado más supremo al que alguien pueda responder.

 

Marcos 16:15 "Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura."

 

Pudiera ser que nunca seas llamado a salir al campo misionero por tiempo indefinido en algún país extranjero, pero todo creyente debe desarrollar una mentalidad misionera-para uno mismo, para su familia, y para su iglesia. La gran comisión no es solamente una opción que debemos considerar; es un mandamiento que debemos obedecer.

 

México está actualmente en guerra con las pandillas de narcotraficantes, la mafia y otros forajidos violentos. Es una verdadera guerra, semejante a las que se han peleado en Irak y Afganistán. Sin embargo, hay también otra guerra que se está librando en la frontera del país-una guerra por los corazones, vidas, mentes y almas de hombres. Esta es una guerra espiritual que comenzó en los cielos y se ha mudado acá abajo a la tierra. Satanás no se está reservando nada en esta batalla. Esta luchando para ganar.

 

Muchos creyentes están como sentados simplemente al lado del campo de batalla viendo la vida pasar delante de ellos. Nosotros, como creyentes, debemos ser santos, apartados, para la obra de Dios. Cuando la Biblia habla acerca de algo que ha sido aparatado, es apartado al ser tocado por la mano del Maestro. Es el toque del Maestro lo que transforma lo ordinario en extraordinario; lo común en excepcional. ¿Estás listo para ser tocado por la mano del Dios viviente?

 

Nosotros, como creyentes, no debemos refrenarnos en nada. Debemos darle nuestro todo. Debemos pelear la buena batalla. Debemos ser hallados fieles en nuestro servicio al Rey de reyes y Señor de señores. Debemos ir a donde Él nos guíe. Debemos hacer lo que Él nos pida hacer, sin vacilar, sin titubear. Es tiempo de hacer un inventario personal de nuestras vidas:

  • De cómo usamos nuestro tiempo.
  • De la manera en que utilizamos nuestro dinero.
  • De la forma en que hablamos.
  • De la manera en que trabajamos.
  • De cómo tratamos a los demás.
  • Y de la manera en que adoramos al Dios vivo.

Debemos no solamente tomar inventario, sino que también debemos estar dispuestos a cambiar-dispuestos a cambiar nuestras vidas para que se conformen a la verdad de las Escrituras. Necesitamos dejar de compararnos con otros hermanos y compararnos con la norma de la Palabra de Dios. Cuando hagamos esto, nos veremos a nosotros mismos por lo que realmente somos-sucios pecadores delante de un Dios santo y justo. Será entonces y solo entonces que Dios podrá transformar nuestras vidas por medio del toque poderoso de la mano del Maestro.

 

Me gustaría usar un acontecimiento reciente en mi vida para ayudarles a ver cómo es que Dios utiliza acontecimientos en el mundo para llamarnos a alcanzar a los perdidos. Haré mi mejor esfuerzo por intentar describir con exactitud los eventos, aunque no estoy seguro de tener las palabras para expresar la profunda emoción que sentí. He sido testigo de angustias, temor, terror y necesidades que van más allá de cualquier cosa que había visto anteriormente en mi vida.

 

Un ejemplo viviente

 

El domingo, al término del servicio de nuestra iglesia, Lucio oró por mi seguridad y por las almas de los militares que estaba planeando visitar. Enseguida manejé desde mi casa hasta Monterrey. Durante el viaje tuvimos que detenernos en tres diferentes puntos de revisión de la Policía Federal. Mi hijo, Joshua, y yo pudimos hablar con un oficial en cada retén a lo largo del camino, también pudimos entregarles algunos folletos a cada uno de ellos.

 

Cuando llegamos a Monterrey, recogí algunas Biblias para distribuir a los soldados. El hombre que me las dio me dijo, "Mike, si necesitas más, solo pídelas. Te daré todas las Biblias que necesites". Dios es bueno. Él siempre provee para nuestras necesidades.

 

 

 

Puesto que los riesgos son aún mayores de noche, decidí pasar la noche del domingo en las afueras de Monterrey. Salí de Monterrey el lunes por la mañana para continuar nuestra travesía hacia Ciudad Mier. Hice cinco paradas estratégicas antes de llegar a Ciudad Mier. La policía estaba manejando dos de los retenes. Ellos estuvieron muy abiertos a lo que yo tenía que decirles. Los militares que estaban estratégicamente colocados afuera de la ciudad también estuvieron dispuestos a escuchar el Evangelio. Hablé con el Sargento Medina por más de una hora. Él no sólo compartió sus miedos y preocupaciones conmigo, también compartió sus esperanzas y sueños que tiene para sus hijos. Me pidió literatura para los treinta hombres en su pelotón.

 

El ambiente dentro de los límites de la ciudad era de lo más sombrío que jamás había visto. Los militares fuertemente armados componen aproximadamente el 20% de la población actual. La recepción que estos soldados me dieron fue muy diferente a la de los otros. Ellos no quisieron hablar conmigo en lo absoluto. Finalmente llegué a la conclusión de que tenían órdenes de no hablar con la población civil, así que los dejé hacer su trabajo de proteger a la gente y concentré mi atención en los civiles del lugar.

 

 

 

La población en general se veía muy seria y triste. Lúgubre quizá sea una mejor palabra para describir el semblante de estas personas. Más de 300 familias han abandonado sus hogares y se han mudado a otros pueblos. Aquellos quienes se han quedado no sólo luchan con las emociones de tener sus hogares baleados, saqueados y robados, sino también están lidiando con el hecho de que muchos de sus vecinos, amigos y familiares han sido asesinados, secuestrados o lisiados.

 

Cuando una abuela, que estaba sentada en el centro del pueblo, me dijo que habían existido dos iglesias cristianas en la ciudad, pero los pastores se habían ido meses atrás cuando la violencia comenzó, quise llorar. En el tiempo de mayor necesidad, en el tiempo de las heridas más profundas, en el tiempo de la más grande cosecha potencial, no hay un testimonio cristiano en el pueblo.

 

Mientras iba manejando al salir de la ciudad comencé a llorar y a orar. "Señor, este lugar está listo para la cosecha. Señor, esta gente te necesita. Señor ¿dónde están los obreros?" Lucas 10:2, Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.

 

Oh Señor, ¿quién irá a predicar tu palabra a este mundo perdido y moribundo? Señor, manda obreros, manda trabajadores. La gente está viviendo y muriendo aquí. Los agujeros de las balas que están en casi cada hogar, la comandancia de policía quemada, los coches destrozados, muestran claramente que la vida no es sólo corta, sino también es incierta.

 

 

 

Con lágrimas en mis ojos, debo preguntar, "Si tú no, entonces ¿quién irá?"

 

Siempre he dicho que yo estaría dispuesto a dar mi vida por la causa de Cristo. Escuchamos en la radio la semana pasada que otro pastor había ido a esta zona hace más de una semana y no se ha sabido nada de él desde entonces.

La verdad es que es muy fácil DECIR, "Estoy dispuesto a dar mi vida por el avance del Reino". Incluso es relativamente fácil ir a una zona en donde hay peligro y creer que Dios te protegerá. Pero es un asunto poderosamente emocional ir a un lugar en donde uno que fue antes que tú realmente entregó su vida.

 

Lo más probable es que tú leas esto y te sientas conmovido, quizá incluso hasta las lágrimas, pero luego lo pondrás a un lado y no harás absolutamente nada más al respecto. Pero eso no es lo que Dios quiere. Marcos 16:15 Y les dijo: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura."

 

Yo creo que estamos en una guerra espiritual por los corazones, vidas y almas de nuestros hermanos mexicanos, sin embargo nos sentamos cómodamente y no hacemos absolutamente nada. Oh Señor, ¿cómo puede ser esto posible? Oh Señor, no permitas que así sea. Oh Señor ¿me enviarás a mí?

 

Nosotros, como creyentes, necesitamos tener una mente misionera. No hay otra opción para el verdadero creyente. Pide a Dios que abra tu corazón y tu mente, y te muestre las maneras en las que quiere que tú te involucres en la obra misionera, en los corazones y vidas de las personas.

 

Inspírate

 

Comienza leyendo biografías de misioneros. Lee cartas de oración y reportes enviados por misioneros que se encuentran actualmente viviendo y trabajando en algún campo misionero. Cuando algún misionero visite tu iglesia, invítalo a comer a tu casa, o a pasar ahí la noche. Pregúntales cómo fue que se convirtieron, cómo fueron llamados por Dios a la obra misionera y qué es lo que están haciendo en el campo misionero. Pídeles que te cuenten historias acerca de la fidelidad de Dios. Asegúrate de incluir a tus hijos en estas conversaciones. Deja que ellos también le hagan preguntas.

 

Pregúntales acerca de cómo es su vida en donde están y qué es lo que hacen-día con día. Si tienes el valor, puede preguntarles que te cuenten acerca de algún platillo extraño que hayan tenido que comer. Seguramente tendrá muchas historias que contarles. No solamente te reirás con ellos cuando te cuenten sus relatos sino que hasta sentirás lo que ellos sintieron en esos momentos, pues estas historias ha! rán que la obra misionera "cobre vida" durante la sobremesa. Busca ejemplos de obras misioneras en la biblioteca y en el Internet.

 

Muchos misioneros están comenzando a utilizar Facebook, sitios en el Internet, y otros medios de la tecnología moderna para mantenerse en contacto. Pídeles sus datos para mantener el contacto.

 

Busca algunas maneras prácticas de ayudar a tu familia a desarrollar una mentalidad misionera. Haz todo lo posible por impartirte a ti mismo, a tu familia y a tus amigos una pasión por la obra misionera, un fuego en el corazón que no pueda ser extinguido.

 

Prepárate para ir

 

La oración cambia cosas. Ora con regularidad. Necesitamos desarrollar una relación profunda e íntima con nuestro Señor por medio de la oración, de lo contrario, fracasaremos miserablemente en nuestra tarea de alcanzar a los perdidos.

Vive frugalmente, da generosamente, y ahorra el resto.

 

Prueba diferentes comidas. Aprende a comer de todo; hasta chicharros. Pide a Dios la gracia necesaria.

 

Cuando vayas

 

Vive entre la gente. Juega con ellos. Ríe con ellos. Llora con ellos. Pasa tiempo con ellos. Desarrolla amistades profundas y duraderas. Escudriña lo profundo de sus corazones y de sus vidas. Es fácil menospreciar a las personas desde la seguridad de nuestro hogar, sin embargo, el Salmo 1 nos dice que no nos sentemos en la silla de los escarnecedores.

 

"Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado." Salmo1:1

 

No temas; Dios no nos ha dado un espíritu de temor. La meta de un misionero-tanto a corto como a largo plazo- ¡no es ser martirizado por Cristo! Es la de ir a alcanzar a las personas y regresar. Luego volver a ir y alcanzar a más personas.

 

Los viajes internacionales pueden ser peligrosos. Algunos creyentes, de hecho, pueden ser martirizados-pero ese no es nuestro objetivo. Sí, hay riesgos de por medio, pero de todas maneras debemos ir. Un deseo profundo de hacer la voluntad de Aquél a quien servimos debe llegar a ser la razón suprema de el porqué hacemos las cosas que hacemos, de el porqué vamos a los lugares que vamos, de el porqué decimos las cosas que decimos.

 

Maneras prácticas de ayudar

 

Ora con regularidad por los misioneros.

 

Busca personas a tu alrededor que estén atribuladas. Luego encuentra maneras prácticas en las que les puedas ayudar a quitar esa carga de sus hombros.

 

Patrocina a algún niño a través de alguna organización responsable y con buena reputación que le esté proporcionando alimento e instrucción en las cosas de Dios.

 

Ayuda a los misioneros que viven en comunidades rurales comprando alguna cabra, gallina o vaca para ayudar a alguna de las familias de la localidad.

 

Ayuda a los misioneros que viven en climas más fríos comprando algún calentón de gas y su tanque para alguna familia necesitada de la localidad.

 

Da con regularidad para la obra misionera internacional. Busca alguna familia misionera que esté haciendo algún trabajo que te parezca bueno y que quieras apoyar. En mi opinión, es mejor dar a los misioneros que se encuentran en el frente de la batalla y que están teniendo un impacto directo, día con día, en las vidas de las personas. Una familia con mentalidad misionera tendrá su enfoque en la eternidad no en las preocupaciones del día de hoy. Mateo 6:19-20 "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan."

 

Vayan, como iglesia o como familia, en algún viaje misionero. Lleven a toda la familia en el viaje, aun a los más pequeños. Usa tus habilidades prácticas para ayudar al misionero en su trabajo. Muchas veces en los viajes las cosas no salen como se planearon o esperaban así que necesitas ser flexible.

 

Debido a la creciente violencia de las pandillas de narcos en el país, el número de personas que venían en viajes misioneros de corto plazo a México ha disminuido a casi cero. Esto ha tenido un impacto negativo en el trabajo de muchos misioneros e iglesias. No tengas temor de ir, Dios no nos ha dado un espíritu de temor. Ve con prudencia, no hagas tonterías, pero ve.

 

Hay muchos que están sirviendo como misioneros hoy que salieron al campo siendo ya personas mayores. Considera salir tú mismo al campo como un misionero a largo plazo.

 

Quiero concluir compartiendo una verdad contigo, no es una nueva verdad, es simplemente una verdad.

 

En Juan 17:18 Jesús oró, "Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo." Jesús, en su sabiduría, nos ha enviado al mundo; no para que nos conformemos al mundo sino para que lo transformemos como Él nos ha transformado a nosotros. En Romanos 12:1-2 leemos, "Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta."

 

Dios obra a través de personas comunes y a través de las circunstancias de la vida para traer a otros a Cristo. La clave está en conocer a Dios y a su palabra. Necesitamos estudiar muy bien su libro. Nos dará una fe sólida. Y cuando la fe es sólida, todo lo demás se fortalece.

 

Yo creo que Dios está llamando a su pueblo a una dedicación completa al Señor. Hay un gozo y una satisfacción y realización que vienen cuando nos consagramos de esta manera.

 

Dios usa a personas, a personas comunes, para llevar otros a Él mismo. Debemos ser diligentes en compartir el evangelio con las personas que nos rodean; debemos ser fieles en lo poco. Hudson Taylor dijo, "Una cosa pequeña es una cosa pequeña, pero el ser fiel en algo pequeño es algo grande."

 

Dios está llamando a su pueblo a vivir una vida de servicio santa y separada del mundo. Necesitamos estar abiertos y disponibles para servir en el lugar en donde Él nos llame, a ir a donde Él nos guíe. La persona que esta viviendo una vida santa y aparatada estará consciente del perdón de Dios y será diligente para eliminar todo elemento de pecado de sus vidas. Estarán listos para decir: "Aquí estoy Señor, úsame y guíame por el sendero que consideres mejor." No hay mejor manera de cómo emplear nuestro tiempo que usarlo para la gloria de Dios. No hay nada mejor que, ni nada mayor que nuestro Dios. Él es nuestra vida, nuestra esperanza y nuestro gozo. El ir detrás de cualquier otra cosa no es más que necedad. Examina tu corazón. Elimina las cosas triviales que están ocupando tu tiempo y energías. Sigue a Dios, el creador del universo, con todo tu corazón. Yo creo que hay algunos lectores que el día de hoy están sintiendo el llamado de Dios. Búscalo diligentemente; pídele que t! e ayude a encontrar a las personas a las que te está llamando a servir.

 

Al seguir a Dios puedes llegar a sentirte desanimado; puedes sentir que no se aprecia lo que haces, tal vez hasta sientas cosas peores. En ocasiones puede venir la depresión, pero Dios es bueno. En tiempos como estos, Dios te enviará algún recado que será de aliento, alguna pepita de verdad de su palabra. Tal vez algo como lo siguiente: "Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo."

 

Mike Richardson es padre de diez hijos cuyas edades fluctúan entre los 34 y los 2 años de edad. También es un misionero, pastor, conferencista, autor y publica la revista en español para educadores en el hogar, El Hogar Educador. También publica libros, CD, DVD en español para familias, y organiza cuatro conferencias nacionales para educadores en el hogar en México. Para mayor información acerca del movimiento de educación en el hogar en Latinoamérica o acerca de la familia Richardson, comuníquese a Vida Nueva Ministries 1001 South 10th Street, Suite G-529, McAllen, TX 78501 USA, vnm@hughes.net. US Cell phone 770-713-9053

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Oly Rojas (lunes, 02 mayo 2011 16:32)

    Gracias a Dios por gente como usted. Me duele el corazon de ver lo que esta pasando en mi amado pais, necesitamos mas gente como usted, no temerosa de ir a predicar el evangelio donde mas se necesita.

    Dios lo bendiga, empezare a orar por usted su familia y la obra que realiza en mi pais.

    Seguimos en contacto.

    Gracias.

  • #2

    martha p. (lunes, 27 junio 2011 17:22)

    GRACIAS A DIOS POR ESTA VISION.EN REALIDAD POR ESTOS TIEMPOS HE SENTIDO EN MI CORAZON ESTA CARGA,DE ORAR PORQUE EL PUEBLO DE DIOS SE LEVANTE Y EL NOMBRE DE DIOS Y EL EVANGELIO SEA PREDICADO.PORQUE PARECIERA QUE ES MAS EXALTADA LA VIOLENCIA QUE LA GRACIA DEL DIOS TODOPODEROSO.

  • #3

    Jozef (lunes, 16 julio 2012 21:48)

    Many thanks for info

  • #4

    Christopher (domingo, 10 febrero 2013 13:30)

    Hermano Mike, Dios lo bendiga grandemente, mi familia lo apreciamos y le amamos en Cristo

SIGUENOS AHORA EN TWITTER!

Tan solo da click en "follow" y te llegaran las mas recientes actualizaciones de todo el sitio en tiempo real!

TEXTO BÍBLICO PARA ESTE DÍA

VERSIÓN REINA VALERA ANTIGUA

VISITA NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

¡NUEVO VIDEO!

 

PARA VER DA CLICK AQUI.

PARA ESCUCHAR ALABANZAS EN IDIOMA RUSO DA CLICK AQUI

¡YA PUEDES COMENZAR A DESCARGAR A TU COMPUTADORA LOS VIDEOS DE LAS PREDICACIONES! VE AQUI

HEMOS ABIERTO UNA NUEVA SECCIÓN TITULADA "LISTA DE ALABANZAS" DONDE PODRÁS REVISAR TODAS LAS ALABANZAS PASADAS INCLUYENDO LA LISTA DE LOS CANTOS ENTONADOS.